La Cena del Señor: ¿un banquete?

Capítulo 2

La comida es un plato al azar, o podríamos decir “un plato providencial.” Todos traen algo para compartir con los demás. Cuando el clima es agradable, toda la comida se coloca afuera sobre largas mesas plegables. Una mesa pequeña en uno de los extremos de la gran mesa contiene las bebidas, tazas, tenedores, servilletas, etc. En el piso, al lado de la mesita, hay un conteiner lleno de hielo. Los niños corren alrededor divirtiéndose a lo grande y deben ser agarrados del cuello por sus padres y forzados a comer algo. Después de orar dando gracias, las personas forman una línea para servirse, mientras hablan y ríen. En medio de toda la comida yace un molde de pan junto a una jarra grande conteniendo el fruto de la uva. Cada creyente participa del pan y del jugo mientras van avanzando en la línea. Los niños pequeños son animados a sentarse para comer en la mesa (¡ellos pueden ser un desastre!). Las sillas de adultos (aunque no hay suficientes) son agrupadas en círculos y ocupadas principalmente por las mujeres, quienes comen mientras hablan de la educación de los niños, del cuidado, de costura, de una naciente iglesia social, la nueva iglesia que esperamos empezar, etc. La mayoría de los varones permanecen de pie para comer, reunidos en pequeños grupos resolviendo los problemas del mundo o reflexionando sobre algún tema teológico, mientras procuran equilibrar sus platos encima de sus tazas. La atmósfera es similar a la de un banquete de bodas. Es un gran tiempo de comunión, ánimo, edificación, amistad, cuidado, ponerse al día, conocerse, orar, exhortar y madurar. ¿El motivo del evento? En caso que no lo reconociera, es la Cena del Señor ¡al estilo del Nuevo Testamento!

 

Aunque le parezca extraño a la iglesia contemporánea, la iglesia del primer siglo disfrutaba de la Cena del Señor como de un banquete que presagiaba la cena de bodas del Cordero. No fue sino hasta después de finalizada la era del Nuevo Testamento que los padres de la iglesia primitiva alteraron la Cena del Señor de su forma pura a un servicio conmemorativo. Nosotros abogamos por el regreso a la manera de Cristo y de Sus apóstoles.

 

Su forma y enfoque: Una fiesta y el futuro

 

La primera Cena del Señor también es llamada la Ultima Cena, porque fue la última comida que Jesús compartió con Sus discípulos antes de Su crucifixión. La razón para la cena era la Pascua. En esta fiesta de Pascua, Jesús y Sus discípulos se reclinaron en una mesa llena de comida (Ex. 12, Deut. 16). La tradición judía nos dice que esta comida típicamente duraba horas. Durante la cena, “mientras comían” (Mt. 26:26), Jesús tomó un pan y lo comparó con Su cuerpo. Ya antes había alzado una copa e hizo que todos bebieran de ella. Más tarde, “después de la cena” (Lc. 22:20), Jesús volvió a tomar la copa y la comparó con Su sangre, la cual pronto sería derramada. Así tenemos que el pan y el vino de la Cena del Señor fueron presentados en el contexto de una cena completa (la Pascua). ¿Podrían de alguna manera, haber deducido los Doce, que la recién instituida Cena del Señor no debía ser una verdadera comida? O ¿de manera natural la habrían asumido como una fiesta, tal como la Pascua?

 

“La Pascua celebraba dos eventos, la liberación de Egipto y la esperada venida de la liberación Mesiánica” Reinecker, Linguistic Key to the Greek [Clave lingüística para el griego] NT p. 207. Poco después de la Última Cena, Jesús se convirtió en el último Cordero de Pascua sacrificado, sufriendo en la cruz para liberar a Su pueblo de sus pecados. Jesús fuertemente anheló comer esa Pascua con Sus discípulos, diciendo que no la volvería a comer “hasta que se cumpla en el Reino de Dios” (Lc. 22:16). Notemos que Jesús aguardaba el tiempo cuando pudiera “comer” la Pascua “otra vez” en el reino de Dios. Evidentemente, del “cumplimiento” (Lc. 22:16) de esto fue escrito después por Juan en Apoc. 19:7-9. Allí, un ángel declaró, “¡Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero!” Tanto la Ultima Cena como las Cenas del Señor de la iglesia primitiva aguardaban el cumplimiento en la cena de bodas del Cordero. (¿Y qué mejor manera de simbolizar un banquete que con un banquete?)

 

Aquella noche lo que prevalecía en la mente de nuestro Señor era su futuro banquete de bodas. Primero lo mencionó a comienzos de la fiesta de la Pascua (Lc. 22:16). Lo mencionó nuevamente mientras pasaba la copa diciendo, “porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga” (Lc. 22:18). Luego, después de la cena, nuevamente se refirió a el diciendo, “Yo, pues, os asigno un reino… para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino…” (Lc. 22:29-30).

 

Mientras que los gentiles del siglo veintiuno asocian el cielo con nubes y arpas, los judíos del primer siglo pensaban en el cielo como el tiempo de festejar en la mesa del Mesías. Esta idea de comer y beber en la mesa del Mesías era común en el pensamiento judío del primer siglo. Por ejemplo, un líder judío le dijo a Jesús en una oportunidad, “Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios” (Lc. 14:15). Jesús mismo dijo en Mateo 8:11 “os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos.”

 

Inclusive la comida que es asociada con la venida del reino de Cristo es vista en la oración modelo de Mt. 6:9-11. Refiriéndose al reino, Jesús nos enseñó a orar. “Venga tu reino. Hágase tu voluntad.” La frase que le sigue es “el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.” Interesantemente, el griego subyacente a Mt. 6:11 es difícil de traducir. Literalmente, se lee algo parecido a, “nuestro pan perteneciente al día venidero, dánoslo hoy.” Asociando 6:11 con 6:10, Jesús bien podría haber estado enseñándonos a pedir que el pan del banquete Mesiánico (del reino por venir) nos sea dado hoy. Ej., que venga tu reino y ¡que la fiesta empiece hoy!

 

El tratado más extenso de la Cena del Señor lo encontramos en 1 Corintios 10 – 11. La profunda división de los creyentes corintos dio como resultado que sus reuniones para la Cena del Señor causaran más daño que bien (11:17-18). Ellos estaban participando de la Cena de una “manera indigna” (11:27). Evidentemente los ricos, no queriendo comer con las clases sociales más bajas, venían más temprano a las reuniones y se quedaban en ellas por tanto tiempo que acababan borrachos. Para empeorar las cosas, al momento que llegaba la clase trabajadora de creyentes, retrasados por las restricciones del empleo, toda la comida ya se había acabado y ellos regresaban a sus hogares con hambre (11:21-22). Algunos de los corintios fallaban en reconocer lo sagrado de la Cena, una comida de pacto (11:23-32). Los abusos eran tan terribles que había dejado de ser la Cena del Señor y a cambio se había convertido en su “propia” cena (11:21). Es así que Pablo pregunta, ¿acaso no tienen casas donde comer y beber?” Si el objetivo era simplemente comer su propia comida, eso se hubiera resuelto con una cena en casa. Su egoísmo pecaminoso traicionó, de manera absoluta, la esencia misma de lo que significaba la Cena del Señor.

 

Por la naturaleza del abuso en la cena, es evidente que la iglesia corintia participaba regularmente de la Cena del Señor como una comida completa. En contraste, hoy en día jamás nadie vendría a un típico culto de la Cena del Señor esperando satisfacer su hambre física, tampoco sería posible que se emborrachara por beber una pequeña copa de vino (ni mucho menos, de jugo de uva). Sin embargo, la solución inspirada para el abuso corintio de la Cena no fue que la iglesia cesara de comerla como una comida completa. En lugar de eso Pablo escribió, “cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros.” Solo aquellos demasiado hambrientos o indisciplinados o egoístas que no podían esperar son instruidos a “comer en casa” (1 Cor. 11:34). Pablo le escribió a la iglesia corintia unos veinte años después que Jesús convirtiera Su Ultima Cena en nuestra Cena del Señor. Los corintios entendían que la Cena del Señor también debía ser una comida completa, tal como la Ultima Cena lo fue.

 

Además, la palabra detrás de “cena” (1 Cor. 11:20) es deipnon, la cual significa “cena, la comida principal hacia la noche, banquete.” Nunca se refiere a nada menos que a una comida completa, como por ejemplo a un aperitivo o bocaditos. ¿Qué tan probable es que los autores del NT usaran deipnon para referirse a la “Cena” del Señor si se suponía que no era una verdadera comida? Originalmente la Cena del Señor tenía numerosos aspectos adheridos a ella. Como comida completa, anticipaba la fiesta del reino venidero, la cena de bodas del Cordero.

 

La opinión de los eruditos pesa claramente sobre la conclusión de que la Cena del Señor era originalmente tomada como una comida completa. Donald Guthrie, en The Lion Handbook of the Bible [Manual Bíblico El León] declara que “en los primeros días la Cena del Señor se daba en el curso de una comida comunal. Todos traían la comida que podían y juntos la compartían.” Dr. John Drane, en The New Lion Encyclopedia [La Nueva Enciclopedia León] comentó que, “Jesús instituyó esta comida común en el tiempo de la Pascua, en la última cena compartida con sus discípulos antes de Su muerte… la Cena del Señor nos recuerda la muerte de Jesús y nos anticipa el tiempo cuando El vuelva otra vez. Durante todo el periodo del Nuevo Testamento, la Cena del Señor era una comida completa compartida en los hogares cristianos. No fue sino hasta mucho después que la Cena del Señor fue trasladada a un edificio especial y que las oraciones y alabanzas cristianas desarrolladas en los cultos de las sinagogas, así como otras fuentes, fueron añadidos para crear una gran ceremonia.” J.G. Simpson, en una entrada acerca de la Eucaristía en The Dictionary of the Bible [El Diccionario de la Biblia] observó que “el nombre de la Cena del Señor, aunque legítimamente proviene de 1 Corintios 11:20, no es aplicado allí al sacramento en sí, sino a la Fiesta de Amor o Ágape, una comida conmemorando la Ultima Cena, y no separada de la Eucaristía cuando lo escribió San Pablo.” Canon León Morris, en su Commentary on 1 Corinthians for the Tyndale New Testament Commentaries [Comentario de 1 Corintios de los Comentarios del Nuevo Testamento de Tyndale] insiste que 1 Cor. 11 “revela que en Corinto la Santa Cena no era simplemente una cena simbólica como la nuestra, sino una comida verdadera. Lo que es más, parece claro que era una cena a la cual cada uno de los participantes llevaba comida.” Yo Howard Marshall, en Christian Beliefs [Creencias Cristianas] noté que la Cena del Señor “era observada en un principio por Sus discípulos, como parte de una comida comunal, domingo tras domingo.”

 

Sus funciones: A. Recordarle a Jesús

 

El compartimiento del pan y de la copa como una parte integral de la comida servía originalmente para algunas funciones importantes. Una de las cuales era recordarle a Jesús Su promesa de regresar. “Recordarle” a Dios Sus promesas de pacto en un concepto que vemos a través de las Escrituras. En el pacto que Dios hizo con Noé, El prometió nunca más destruir la tierra por medio de un diluvio, simbolizado por el arcoiris. De hecho esa señal está diseñada para recordarnos la promesa de Dios, pero Dios también declaró, “cada vez que aparezca el arco iris entre las nubes, yo lo veré y me acordaré del pacto que establecí para siempre con todos los seres vivientes que hay sobre la tierra” (Gen. 9:16). Más adelante en la historia redentiva, como parte de Su pacto con Abraham, Dios prometió liberar a los israelitas de su esclavitud venidera por parte de los egipcios. De acuerdo con esto, en el tiempo señalado, “oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios” (Ex. 2:24-25). Y durante el cautiverio babilónico, Ezequiel, registra que Dios prometió a Jerusalén “antes yo tendré memoria de mi pacto que concerté contigo” (Ez. 16:60).

 

La Cena del Señor es la señal del nuevo pacto. Cuando Jesús tomó la copa dijo, “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mt. 26:28). Como con cualquier otra señal, sirve como un recordatorio. Es así que Jesús dijo que debemos participar del pan “en memoria de mí” (Lc. 22:19). El griego para “memoria” es anamnesis y significa “recordatorio.” Traducido literalmente, Jesús dijo, “hagan esto como mi recordatorio.” El problema delante de nosotros es si este recordatorio debe ser principalmente para beneficio de Jesús o para el nuestro. La frase preposicional “de mi” (o “mío”) es traducida de la única palabra griega, emos, la cual gramaticalmente denota posesión (ej., el recordatorio le pertenece a Jesús). Así, la iglesia debía participar del pan de la Cena del Señor específicamente para recordarle a Jesús Su promesa de volver y comer la Cena nuevamente, en persona (Lc. 22:16, 18). A la luz de esto, fue diseñada originalmente para ser como una oración pidiéndole a Jesús que vuelva (“venga tu reino,” Mt. 6:11). Así como el arcoiris le recuerda a Dios Su pacto con Noé, así como el gemir le recordó a Dios Su pacto con Abraham, así también el partimiento del pan de la Cena del Señor fue diseñado para recordarle a Jesús Su promesa de regresar. Colin Brown cita J. Jeremías como entendiendo que Jesús usó anamnesis en el sentido de un recordatorio para Dios, “La Cena del Señor sería así una oración promulgada” (NIDNTT, III, p. 244).

 

En 1 Cor. 11:26, Pablo confirma esta idea al declarar que la iglesia primitiva, al comer la Cena del Señor, de hecho estaba “anunciando la muerte del Señor hasta que El venga.” ¿A quien le proclamaron Su muerte, y por qué? Probablemente, la proclamaron al Señor mismo, como un recordatorio para El de Su venido. Es relevante que el griego detrás de “hasta” es achri hou. Cuando es usado con el subjuntivo, puede denotar gramaticalmente una meta o un objetivo (Reinecker, Linguistic Key to the Greek [Claves lingüísticas para el griego] NT, p. 34). De acuerdo con el uso en español, yo puedo usar un paraguas “hasta” que deje de llover, denotando simplemente un espacio de tiempo. (Usar el paraguas no tiene nada que ver con hacer que deje de llover.) Sin embargo, esta no es la forma como el griego detrás de “hasta” es usado en 1 Cor. 11:26. Pablo instruyó a la iglesia a participar del pan y de la copa como un medio de proclamar la muerte del Señor (como un recordatorio) “hasta” (para que, con la meta de) ¡persuadirlo a que venga! Así, al proclamar Su muerte por medio del pan y la copa, la Cena esperaba y anticipaba Su regreso.

 

Esta idea de buscar persuadir al Señor a regresar no es diferente a la súplica de los santos martirizados de Apoc. 6 quienes clamaron, “¿hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?” (Apoc. 6:10). Y ¿qué era lo que Pedro tenía en mente cuando escribió que sus lectores debían esperar el día de Dios y “apresurar su venida”? (2 Pedro 3:12). Si era inútil buscar persuadir a Jesús a que regrese, entonces ¿por qué Jesús instruyó a Sus discípulos a orar, “que venga Tu reino, hágase Tu voluntad”? (Mt. 6:10).

 

Sus funciones: B. Crear unidad

 

Todo este énfasis en la Cena como una comida completa no es para decir que debemos tirar por la borda el pan y la copa, que representan el cuerpo y la sangre de nuestro Señor. Por el contrario, estos permanecen como parte vital de la Cena (1 Cor. 11:23-26). Pero así como la forma de la Cena del Señor es importante (una comida completa de comunión que prefiguraba el banquete de bodas del Cordero), así también la forma del pan y de la copa son importantes. Pablo hizo mención de “la” copa de gratitud y de “un solo pan” (1 Cor. 10:16-17). El significado de usar una copa y un pan en la Cena es porque “nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.” (1 Cor. 10:16-17). Un solo pan no sólo representa nuestra unidad en Cristo, sino que de acuerdo con 1 Cor. 10:17 también crea unidad. Notemos cuidadosamente las palabras del texto inspirado. “Siendo” uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; “pues” todos participamos de aquel mismo pan (1 Cor. 10:17). Participar de una pila de galletas o pedazos de pan partidos y de múltiples copas del fruto del vino representa desunión, división e individualidad. Como mínimo, pierde por completo la imagen de unidad. Lo peor, prohibiría al Señor de usar un solo pan para crear unidad en un cuerpo de creyentes.

 

Sus funciones: C. Comunión

 

Nuestro Señor resucitado, hablándole a la iglesia en Laodicea, ofreció entrar y “cenar” (deipneo) con todo aquel que oye Su voz y abre la puerta, un cuadro de compañerismo y comunión (Apoc. 3:20). La idea que la comunión y la aceptación es personificada al comer juntos no solo se deriva de la cultura hebrea en los días de Jesús, sino también de las primeras Escrituras hebreas. Ex. 18:12 revela que Jetro, Moisés, Aarón y todos los ancianos de Israel vinieron a “comer pan” en la “presencia de Dios.” Una cena más divina ocurrió en el recorte del pacto del Sinaí, cuando Moisés, Aarón, Nadab, Abihu y los setenta ancianos de Israel subieron al Monte Sinaí donde “vieron a Dios, y comieron y bebieron” (Ex. 24:9-11). Es interesante notar que “Dios no extendió Su mano sobre los líderes” (Ex. 24:11a). Ellos fueron aceptados por El, como se evidencia la santa comida que ellos comieron en Su presencia.

 

En el libro de Hechos continúa esta comunión en el tema festivo, donde aprendemos que la iglesia primitiva se entregó a sí misma a “la comunión en el partimiento del pan” (2:42, traducción literal). En el español, notemos que en Hechos 2:42 (NVI), hay una ‘coma’ entre “enseñanza” y “comunión,” y una ‘y’ entre “pan” y “oración,” e ilación entre “comunión” y “pan.” En el griego, las palabras “comunión” y “partimiento del pan” están entrelazadas como actividades simultáneas. Ellos tenían comunión unos con otros al partir juntos el pan. Más adelante Lucas nos informa que este comer era “con alegría y sencillez de corazón” (2:46). ¿Suena provocativo, no es así? Muchos comentarios a través del libro de Hechos asocian la frase “partiendo el pan” con la Cena del Señor. Esto es porque Lucas, quien escribió Hechos, registró en su evangelio que Jesús tomó el pan y “lo partió” en la última cena (22:19). Si esta conclusión es acertada, entonces la iglesia primitiva disfrutó la Cena del Señor como un tiempo de comunión y felicidad, tal como alguien lo haría en una fiesta de bodas.

 

Su frecuencia: Semanalmente

 

Hemos visto así la forma original (una comida completa de comunión con una copa y un solo pan) y el enfoque (mirando hacia delante) de la Cena del Señor. Un último aspecto importante necesita ser considerado: su frecuencia. ¿Con qué frecuencia la iglesia del Nuevo Testamento participaba de la Cena? Los católico-romanos tienen este punto claro. Los primeros creyentes comían la Cena del Señor semanalmente, y era el propósito principal para su reunión cada Día del Señor.

 

La primera evidencia de esto es gramatical. El término técnico, “Día del Señor” es de una frase única en el griego, kuriakon hemeran, que literalmente se lee, “el día perteneciente al Señor.” Las palabras “perteneciente al Señor” provienen de kuriakos, lo cual ocurre en el NT sólo en Apoc. 1:10 y en 1 Cor. 11:20, donde Pablo la usa para referirse a la “Cena del Señor” o a la “Cena perteneciente al Señor” (Kuriakon deipnon). ¡No debemos perder de vista la conexión entre estos dos usos! Si el propósito de la reunión semanal en la iglesia es para observar la Cena del Señor, solo tiene sentido que esta cena perteneciente al Señor sea comida en el día perteneciente al Señor (el primer día de la semana). Así la revelación de Juan (Apoc. 1:10) evidentemente ocurre en el primer día de la semana, el día en que Jesús resucitó de la muerte y el día en el cual la iglesia primitiva se reunía para comer la Cena perteneciente al Señor. ¡Todo esta junto, la resurrección, el día y la cena, como en un solo paquete!

 

Segundo, la única razón en el Nuevo Testamento dada como el propósito regular de una reunión de iglesia es comer la cena del Señor. Lucas nos informa, “el primer día de la semana nos reunimos para partir el pan” (Hechos 20:7 - NVI). En este versículo la palabra “para” proviene de una construcción gramatical griega que denota un propósito o un objetivo. ¡Su reunión era para comer! En 1 Cor. 11:17-22 encontramos otra parte donde el propósito para una reunión de iglesia es declarado. Las “reuniones” (11:17) estaban haciendo más daño que bien porque cuando se “reunían como iglesia” (11:18a) había divisiones tan graves que “cuando se reúnen, ya no es para comer la cena del Señor” (11:18b). Partiendo de esto es obvio que la razón primordial de sus reuniones de iglesia era para comer la Cena del Señor. Tristemente, sus abusos en la Cena eran tan tremendos que había dejado de ser la Cena del Señor, aunque oficialmente ellos se reunían cada semana para celebrar la Cena. En 1 Cor. 11:33 encontramos la tercera y última ubicación de una referencia de la razón para una reunión, “cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros.” Como antes, muestra que la razón por la cual se reunían era para “comer.” Para que esto no parezca estar haciendo una montaña de la nada debemos darnos cuenta que en las Escrituras no hay ninguna otra razón dada como propósito de una reunión de iglesia regularmente semanal.

 

La comunión y ánimo que cada miembro disfruta en ese tipo de reunión es tremenda. Es el equivalente cristiano de la cantina de barrio. Es la verdadera comida feliz y hora feliz. Es el tiempo que Dios usa para crear unidad en un cuerpo de creyentes. Este aspecto de la reunión de iglesia no debe ser apresurado o reemplazado. Ciertamente también es apropiado tener una fase de 1 Cor. 14 en la reunión (un tiempo interactivo de enseñanza, adoración, canto, testimonio, oraciones, etc.), pero no a costa de la Cena del Señor semanal.

 

Consideraciones prácticas

 

Hoy en día practicar la Cena del Señor como una comida completa puede ser un medio para bendecir grandemente a la iglesia. Aquí algunas consideraciones prácticas concernientes al “como” implementarla.

 

Actitud: Asegurarse que la iglesia entiende que la Cena del Señor es el propósito principal para las reuniones semanales. No es ni opcional ni alternativo de algún tipo de “culto de adoración”. Aún si todo lo que la iglesia hace es celebrar la Cena del Señor, ha cumplido con una de sus razones primordiales para reunirse esa semana.

 

Comida: Hacer todo lo posible para que la comida sea ‘un plato al azar’ con el propósito de comer todo lo que es traído. Esto hace que la administración de la comida sea mucho más fácil. ¡Confía en la soberanía de Dios! En los diez años haciendo esto, sólo hubo un domingo en nuestra iglesia en el que todos trajeron solamente postres, pero aún allí resolvimos el “problema” ¡ordenando pizza! Planear la comida en exceso puede quitar toda la diversión y convertirlo en una carga. Lo único planeado por anticipado es quién trae el pan y el fruto de la uva. La familia anfitriona es la que siempre provee la copa para nuestra iglesia.

 

Dar: Ya que celebrar la cena es un patrón neo-testamentario y es importante en la vida de una iglesia que funciona apropiadamente, el dinero gastado en la comida traída por las familias es un gasto legítimo y en lugar de semanalmente echar una ofrenda en el plato, ve a la tienda y compra los mejores víveres que puedas y tráelos a la Cena como ¡una ofrenda sacrificial!

 

Limpieza: considera el uso de platos descartables y servilletas de papel a fin de facilitar la limpieza. En nuestra iglesia usamos vasos y cubiertos de plástico, que pueden ser lavados, ya que algunas personas tiran los cubiertos a la basura sin darse cuenta y ¡es mejor tirar a la basura un tenedor de plástico que uno de metal! Para ayudar a evitar derrames, la familia anfitriona provee de individuales de mimbre los cuales pueden ser usados nuevamente y por lo general no necesitan ser lavados.

 

Logística: en época de calor tal vez sea apropiado comer al aire libre, a la sombra de un garaje o en el jardín. Los derrames de comida y bebida son inevitables y la limpieza es mucho más sencilla afuera. Una mesa plegable puede ser colocada donde se necesita y guardada después de la reunión. En época de frío, cuando sea necesario comer adentro, considera el cubrir con plástico y tela todo mueble tapizado. Y ya que los niños son los que más desastre causan, reserva lugares en la mesa donde puedan sentarse ¡insistiendo que los usen!

 

La Copa y el Pan: Algunos piensan que tomar la copa y el pan antes de la cena los separa tanto de la misma que se vuelve un acto en particular. Es como si la Cena del Señor fuera la copa y el pan y todo lo demás simplemente el almuerzo. Para superar esta falsa dicotomía, trata de colocar la copa y el pan en la mesa, con el resto de la comida de la Cena del Señor. La copa y el pan pueden ser destacados antes de la reunión y mencionados en la oración antes de la comida, pero luego colócalos en la mesa junto con el resto del buffet. De esta manera, todos pueden participar de la misma al avanzar la línea. Este es un asunto de libertad.

 

¿Debe ser el pan sin levadura y el fruto del vino alcohólico? Los judíos comían pan sin levadura en la cena de Pascua para simbolizar la rapidez mediante la cual Dios los sacó de Egipto. Ciertamente Jesús usó pan sin levadura en la primera Ultima Cena. Sin embargo, no se dice nada en el NT acerca de las iglesias gentiles usando pan sin levadura en la Cena del Señor. Aunque algunas veces en el NT la levadura es asociada con lo malo (1 Cor. 5:6-8), también es usada para representar el reino de Dios (Mt. 13:33). Como lo vemos es un asunto de libertad. Con relación al vino, en 1 Cor. 11 es claro que el vino era usado en la Cena del Señor (algunos se emborrachaban). Sin embargo, en las Escrituras no se nos da una razón teológica clara para hacerlo (pero consideremos Gen. 27:28, Is. 25:6-9, Rom. 14:21). Tal como con el pan sin levadura, es un asunto de libertad.

 

No creyentes: ¿se les debería permitir a los no creyentes participar de la Cena del Señor? La Cena del Señor, como una comida de pacto, sagrada, solo tiene significado para los creyentes. Para los no creyentes, es tan solo ¡comida para el estómago! En 1 Cor. 14:23-25 es claro que ocasionalmente los no creyentes asistían a las reuniones de iglesia. Los no creyentes también sienten hambre como los creyentes, así que invítalos a ir. ¡Atráelos a Jesús! El peligro de tomar la Cena del Señor de una forma indigna solo se aplica a los creyentes (1 Cor. 11:27-32).

 

Con relación a la copa y el pan, si un niño no creyente desea beber el jugo de uva simplemente porque le gusta el jugo de uva, está bien. Sin embargo, si los padres se lo dan a un niño no creyente como parte de un acto religioso, entonces eso violaría la razón de ser de la Cena del Señor. Estaría tan cerca del error de bautizar niños.

 

Clero ordenado: Alguna iglesias tradicionales sienten que solo un clérigo ordenado puede oficiar en la mesa del Señor. Evidentemente esto proviene del catolicismo romano. El Nuevo Testamento no establece tales requerimientos.

 

Conclusión

 

Ahora que la forma de la Cena del Señor en el Nuevo Testamento ha sido debidamente establecida, la siguiente pregunta que enfrentan los creyentes es con respecto a la intención de nuestro Señor para las iglesias después del primer siglo. ¿Desea Jesús que Su pueblo celebre la Cena del Señor en la misma forma que fue comida en el Nuevo Testamento? ¿O le es indiferente? ¿Tenemos la libertad de desviarnos de la forma original de la Cena como verdadero banquete? ¿Por qué alguien querría desviarse de la forma en que Cristo y Sus apóstoles practicaron la Cena del Señor? Los apóstoles se agradaban plenamente cuando las iglesias mantenían sus tradiciones (1 Cor. 11:2) y aún ordenaban que las siguieran (2 Tes. 2:15). No tenemos autorización para desviarnos de ellas.

 

Para resumir todo lo expuesto, la Cena del Señor es el propósito principal por el cual la iglesia se debe reunir cada Día del Señor. Tomada como una comida completa, la Cena representa el banquete de bodas del Cordero y de esta manera es anhelada. Debe ser tomada como una fiesta, en una atmósfera matrimonial gozosa en lugar de una atmósfera funeral sombría. Un beneficio mayor de la Cena como banquete es la comunión y el ánimo que cada miembro experimenta. Dentro del contexto de esta comida completa, debe haber una copa y un pan del cual todos participan. Estos son símbolos del cuerpo y la sangre de Jesús y sirven para recordarle a Jesús Su promesa de volver. La pieza de pan no debe ser usada únicamente para simbolizar la unidad de un cuerpo de creyentes sino también porque Dios lo va a usar para crear una unidad dentro de un cuerpo de creyentes.

— Steve Atkerson

www.ntrf.org

Revisado 08/03 Traducido por Patricia Montenegro



If you would like to link to us,
just copy and paste the image
above to your webpage!